¿Por qué la libre banca?

Original en el blog Alt-M

La necesidad y conveniencia de un banco central normalmente se dan por sentado. Decir que un banco central es una buena institución y, en consecuencia, necesario, no es suficiente.

Desafortunadamente, la premisa de que los bancos centrales son necesarios tiene mayor peso que los hechos, que sugieren lo contrario.

Bueno o malo son términos relativos. ¿Con respecto a qué es un banco central bueno? Algunos puede que digan a la ausencia de un banco central- o más específicamente, bajo un régimen de banca libre-.

El curso de la historia, sin embargo, muestra que la libre banca supera a los bancos centrales en la mayoría, si no en todos, los casos.

Un régimen de libre banca es uno donde el mercado de dinero y banca están libre de regulaciones específicas (salvo, por supuesto, actividades ilegales como la violación de derechos de propiedad de terceros). Seamos claros. La ausencia de un banco central no es equivalente a la libre banca. La ausencia de regulación es equivalente a la libre banca. Esta es la razón por la cual pensar en la era pre-Fed de los Estados Unidos como un caso de libre banca muestra una comprensión superficial de lo que es un mercado no regulado -libre-.

La literatura de la libre banca es enorme. Permítanme dar solo una breve descripción y comentario de un par de casos históricos ilustrativos. Primero, bajo libre banca cada banco es libre de emitir sus propios billetes convertibles. ¿Convertible a qué? A lo que funcione como dinero base en la economía. Históricamente, esto ha sido oro, pero no tiene porqué ser así.  Puede ser, como Selgin describe en su Theory of Free Banking, que la Reserva Federal cierre la FOMC y que el USD pase a ser el dinero base al cual los billetes convertibles privados serán convertibles. Sea o no el USD finalmente reemplazado por oro, plata, u otro activo es algo que se deja a resolución del proceso de mercado.

Segundo, ya que todos los billetes de banco son convertibles al mismo dinero base, no hay multiplicidad de unidades de cuenta. Bajo este régimen, no debe haber miedo a la confusión sobre la multiplicidad de precios. Si hoy usted viaja a Hong Kong, Irlanda o Escocia, verá una fuerte presencia de dinero privado en circulación, pero no verá multiplicidad de unidades de cuenta. Se podría decir que el sistema bancario de USA no es de los más desarrollados y flexibles. Todo lo contrario, la alta regulación impuesta en este mercado sugiere que mucha mejora es posible y necesaria.

Tercero, la estabilidad del sistema proviene de bancos compitiendo entre sí por depósitos, y por lo tanto, por dinero base. Sin duda alguna, se pueden desarrollar modelos matemáticos mostrando cómo la banca sin bancos centrales es inestable. Con las premisas adecuadas, es posible mostrar cualquier cosa en un modelo matemático. La libre banca muestra un muy buen resultado, a pesar de las afirmaciones que muchos modelos académicos tratan de hacer.

Permítanme comentar dos ejemplos que muestran que las quiebras bancarias no son lo mismo que los pánicos bancarios. Este probablemente sería el caso bajo un régimen de dinero fiduciario gestionado por bancos centrales, pero la libre banca funciona bajo un régimen diferente y en consecuencia con diferentes incentivos. El resultado es un funcionamiento diferente.

Consideremos primero la libre banca en Escocia (1716-1844). En 1772 el Banco Ayr colapsó, y junto con él otros pequeños bancos. Por muy espectacular que el fracaso del Banco Ayr pudiera haber sido, el sistema de libre banca escocés no sufrió un pánico bancario. ¿Qué pasó? El Banco Ayr estaba haciendo lo que cualquier banco eficiente no haría: incrementando agresivamente la emisión de billetes convertibles. Con el incremento en circulación de billetes de banco convertibles, el Banco Ayr empezó a perder reservas hasta que quebró. ¿Qué pasó con el resto de bancos pequeños? Estos bancos también estaban haciendo lo que los bancos eficientes no deberían hacer. Estos bancos pequeños invirtieron sus reservas en el Banco Ayr. ¿Por qué no hubo un pánico bancario? Sucintamente, porque las reservas que el Banco Ayr perdía estaban siendo transferidas a otros bancos gestionados más eficientemente. Este es el resultado de mercado de sobre-expandir el crédito -no se necesita ninguna autoridad central para que esto ocurra-. El resultado es un aumento en la cuota de mercado de los bancos eficientes a expensas de los ineficientes. ¿No es este el resultado que queremos para cualquier mercado -que las empresas eficientes desplacen a las ineficientes-?

El segundo caso que quiero mencionar es la crisis económica de Australia en 1890 bajo un régimen de libre banca. Australia estuvo bajo libre banca entre 1830 y 1959. Lo primero a tener en mente es que la crisis de 1890 en Australia fue el resultado de la expansión de crédito del Banco de Inglaterra siendo canalizada a Australia. El resultado fue una burbuja en los precios del suelo (¿suena familiar?). Cuando este proceso de expansión crediticia se revierte (en parte causa del Pánico de 1890, que nació del default de Argentina) algunos bancos experimentaron problemas de solvencia, otros no. Esos bancos que se dieron cuenta de la burbuja y ajustaron sus carteras estaban listos para comprar las carteras de los bancos en quiebra que no vieron venir la crisis (de nuevo, ¿suena familiar?).

Es decir, la crisis estaba lista para ser revertida. Sin embargo, el gobierno del Reino Unido pensó que sabía más, y empeoró las cosas (puedo seguir preguntando si suena familiar, pero llegados a este punto el paralelismo es bastante obvio). El gobierno cometió dos errores importantes. Primero, forzó un feriado bancario en bancos con buen estado que querían mantener las puertas abiertas a sus clientes. ¿El resultado? El mercado no pudo discriminar cuáles eran bancos solventes y cuáles no. Segundo, permitió a bancos quebrados reabrir sus puertas libres de sus previas obligaciones, sin embargo esta generosidad no fue extendida a bancos eficientes. El resultado fue un pánico bancario contra los bancos eficientes hacia los bancos ineficientes. Debe quedar patente que esto no fue un fracaso de la libre banca, sino solo otro caso de fallo regulatorio en uno de los mercados más complejos y delicados.

Si uno mira los hechos históricos, en vez de dejarse guiar por ideas preconcebidas, la necesidad y superioridad de la banca central al lado de regímenes monetarios alternativos quedan seriamente cuestionadas. Sin duda, la libre banca es cosa del pasado, y el oro, que era usado como dinero base en estos casos, ya no es dinero.

¿Por qué entonces fijarnos en la libre banca? Puedo mencionar al menos dos razones: (1) Para terminar con la casi posición ideológica de que la banca central es necesaria. Esta posición, o premisa, necesita ser cuestionada en vez de ser tomada como un hecho si queremos llegar a alternativas innovadoras a nuestro régimen monetario. (2) Incluso si el viejo sistema de libre banca basado en el patrón oro no es factible, sin duda nos ayuda a idear reformas que pueden mejorar el statu quo.

Nicolás Cachanosky es Licenciado en Economía por la Universidad Católica Argentina (2004), Máster en Economía y Ciencias Políticas por ESEADE (2007) y Doctor en Economía por Suffolk University, en Boston. También fue profesor de Finanzas Públicas en la UCA (Rosario). Actualmente es Assistant Professor of Economics en Metropolitan State University of Denver. Ha recibido premios por el Consejo Profesional de Ciencias Económicas (Mención Especial a la Tesina de Grado, 2005) la Mont Pelerin Society (Hayek Essay Contest, 3rd prize, 2006), el European Center of Austrian Economist Foundation (Vernon Smith Prize, 1st prize, 2008), el Richard E. Fox Prize for Best Paper en la ASSC (Austrian Students Scholar Conference) en Grove City College (2009) y por la ATLAS Foundation (Sound Money Project, 1st prize, 2010). Ha publicado artículos en journals como Journal of Business Ethics, The Review of Austrian Economics, The Independent Review, The Quarterly Review of Economics and FinanceLatin American Journal of Economics, The Review of Political Economy y en el Journal of History of Economic Tought entre otros. Es miembro de la Mont Pelerin Society.

Contacto: ncachano@msudenver.edu

Blog: https://puntodevistaeconomico.wordpress.com/

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


tres × = 12

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>