Huelga estudiantil del 7 y 8 de Octubre en Cataluña: Malas compañías

No me resisto a opinar sobre la huelga convocada para los días 7 y 8 de Octubre, en curso mientras escribo estas líneas.

Para quien no lo sepa, la huelga se convoca de mano de Estudiants 9N, plataforma formada por FNEC, SEPC, AEP, AJEC e imagino que algún grupúsculo estudiantil más (aunque de influencia marginal). La motivación del colectivo, tal y como exhibe en sus variados carteles y pancartas, es protestar contra la sentencia del Tribunal Constitucional, que falla a favor del Grupo Parlamentario Popular en la denuncia por inconstitucionalidad de la ley de consultas aprobada por el Parlament catalán y, por tanto, pone un palo en la rueda del procès sobiranista.

Al margen de las motivaciones que originan este movimiento estudiantil, no deja de sorprender la sopa de siglas que forma la base de Estudiants 9N, y es que el nacionalismo hace extraños compañeros de cama. Contemplo, no sin cierto estupor, como un colectivo que oscila entre la socialdemocracia moderada y el socioliberalismo light como FNEC hace frente común con la extrema izquierda radical encarnada en el SEPC y las más moderadas aunque no menos comunistas AEP y AJEC.

Coaliciones más raras se han visto, aunque desde luego más provechosas, habida cuenta de la reacción de ciertos sectores de la comunidad universitaria. Al parecer a algunas asambleas de facultades no les ha hecho demasiada gracia la alianza de marras entre el SEPC y FNEC, especialmente en aquellas que el SEPC no tiene secuestradas, como sucede con la de Economía y Empresa en la UB:

Assamblea economicas UB.jpeg

Otras asambleas de facultad, completamente fagocitadas por el SEPC, obedecen dócilmente a los dictados de los socialistas-nacionalistas (o viceversa):

Assamblea lletres.png

No hay duda, pues, de que este movimiento le pasará factura al SEPC sobre su influencia en las asambleas. Una factura marginal y suave, a mi juicio, pero onerosa en el largo plazo si pretende mantener la marcha con compañeros de camino tan alejados de su posición en el espectro ideológico. En cuanto a FNEC, debo decir que a título personal resiento de ver su logo al lado de colectivos de extrema izquierda. Entiendo el pragmatismo de la unión y que, bajo un criterio estrictamente utilitarista, tenga cierto sentido, pero la decisión se me antoja maquiavélica habida cuenta de los métodos que suelen acompañar al modus operandi del SEPC. Como por ejemplo:

SEPC

Dejando de lado lo que considero decisiones diplomáticas de dudoso calado moral por parte de algunos y que disculparemos circunstancialmente a cuenta de las pasiones que despierta el nacionalismo, hablemos sobre los motivos de la huelga en sí y de su eficacia:

Los motivos, en mi opinión, están sobradamente justificados. Si bien es cierto que la consulta es ilegal, es de recibo que las leyes estén diseñadas de manera que sean capaces de canalizar las reclamaciones de las mayorías en tanto no pisen los derechos de las minorías. En ese sentido, el derecho a la autodeterminación de un territorio debería ser respetado en toda circunstancia y contexto.

La eficacia de la movilización de Estudiants 9N, empero, tiene pocas perspectivas de éxito (como todas las huelgas estudiantiles). El mismo concepto de “huelga de estudiantes” (es decir, huelga de gente que ha pagado por ir a clase pero que deja de ir unos días) tiene un componente de ridículo e inocuo difícil de minimizar. Tal y como lo veo, movimientos como este pueden aspirar, como mucho, a echar algo más de leña al fuego o a ayudar a otros más notables a ganar impacto mediático.

Dicho esto, yo mismo soy independentista. No tanto por las emociones y pasiones inherentes al nacionalismo (que no deja de ser un colectivismo) y al sentimiento de pertenencia a un lugar y a una cultura, sino por puro y duro utilitarismo: Un Estado más pequeño está más sujeto a las demandas de la ciudadanía, tendría severos problemas en caso de tomar una deriva proteccionista (la disponibilidad de pocos recursos naturales lleva a abrazar el libre comercio) y debe cuidar mejor de sus finanzas públicas (dificultando emprender una orgía de déficits presupuestarios y endeudamiento desbocado), por cuanto su capacidad para endeudarse es mucho más reducida (el coste de financiación es mayor, en general, para países pequeños).

Cabe ver, en fin, en qué desemboca y cómo evoluciona el torrente secesionista los próximos 30 días. Al margen del procès, sin embargo, un servidor espera con preocupación que alianzas como la expuesta no se reproduzcan más allá de lo pragmático y circunstancial.

ValdeCarlos Valderrama Montes

Presidente de Students for Liberty Barcelona, Diplomado en Ciencias Empresariales y estudiante del Doble Grado de Estadística y Economía (UB y UPC).

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


3 + cuatro =

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>