El infierno en la tierra

AuschwitzArbeit macht frei (El trabajo libera). Esta frase se puede leer aun en las puertas de la entrada al campo Auschwitz I, donde cerca de setenta mil intelectuales polacos y prisioneros de guerra soviéticos fueron asesinados. Este irónico lema de las SS del régimen nacional-socialista estaba presente en la mayoría de los campos de concentración y exterminio. Después de un horrible viaje en tren, afinados y en condiciones peores que el ganado, los prisioneros entraban por estas puertas y podían ver esta frase. En el complejo de campos de concentración de Auschwitz-Birkenau estuvieron presos más de un millón trescientos mil, de los cuales murieron un millón cien mil. Estos campos son testimonio de la locura premeditada de ese régimen que señaló como culpables de las desgracias pasadas a diversos colectivos (opositores al régimen, librepensadores, judíos, masones, gitanos, comunistas, negros, homosexuales, mestizos, discapacitados y enemigos de guerra, entre los que no faltaron cristianos), llegando a considerarlos infrahumanos y por lo tanto, prescindibles. Esa locura no se puede explicar sin, entre muchos otros factores, una enorme crisis que asolaba el viejo continente, un resurgir del nacionalismo más fervorosos y etnicista y una ola de pensamiento revolucionario socialista. Así es, el régimen nazi era un régimen socialista y no nos cansaremos de decirlo nunca. Como también lo fueron la URSS, y la mayoría de dictaduras fascistas (Italia, Rumanía, Croacia, Hungría, etc). Porque sin la capacidad del socialismo de re-clasificar una sociedad, y poner en bandos a su población, esas barbaridades no se hubieran podido llevar a cabo.

Hoy se celebra el sexagésimo noveno aniversario de su liberación por parte del Ejército Rojo (que en poco tiempo se vería que no era menos cruel que el nazi) pero parece que después de casi siete décadas, el ser humano no ha aprendido. Cuando después de 1991 y con la caída de la URSS se pensaba que el comunismo había sido vencido, en latino-américa y en Europa aparecen partidos y países ya controlados por esos partidos, que con pasmosa facilidad no dudan en re-clasificar a una parte de la sociedad (Venezuela, Ecuador, Podemos en España, Syriza en Grecia, el Frente Nacional en Francia…). Este primer paso es el que nos llevó a la locura en los años treinta y cuarenta del siglo veinte y la humanidad pagó con centenares de millones de vidas humanas ese intento de nuevo mundo que busca el socialismo.

¿Estamos dispuestos a permitir que los errores del pasado nos caigan encima? ¿De verdad creemos que esta nueva generación de partidos y políticos populistas y liberticidas van a acabar con una casta de políticos enquistados en sus puestos y van a dejar que el pueblo gobierne el país? No nos damos cuenta que, aunque con nuevas caras y nuevas palabras, no son más que los mismos de siempre con las mismas ideas de siempre. Los que siempre hemos defendido la libertad no olvidamos. No olvidamos porque en aquella época también sufrimos la locura del tercer Reich y la de muchos otros tiranos. Que esta celebración nos haga reflexionar sobre el precio de la libertad y nos haga pensar que siempre debe quedarnos la esperanza de luchar por un mañana mejor. La misma que tuvieron aquellos famélicos prisioneros cuando un grupo de soldados soviéticos les abrieron las puertas hacia la libertad.

Podeís seguir a SFL Girona a través de Facebook y Twitter

Víctor Martín SantanoVíctor Martín Santano

Estudiante de historia de la Universidad de Girona. Miembro de Students For Liberty Girona.

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


siete − = 0

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>