Chuck Norris vs. Comunismo

Hará unos días pude tener la oportunidad de ver el documental ‘Chuck Norris vs. Communism’. La tesis del documental es que, del mismo modo que Chuck Norris o Rocky Balboa derrotan a oponentes comunistas en sus películas, la distribución de cintas VHS piratas de películas occidentales, muchas prohibidas y otras altamente censuradas, en la Rumanía socialista de Ceaușescu llevaron a la Revolución Rumana del 89. Algunas de las películas  clandestinas mencionadas fueron: Missing in Action, 9 ½ Weeks, Bloodsport, Rocky, Tango in Paris o Critters.

En el documental se presenta evidencia a favor de esta tesis, pero cautelosamente, uno sólo puede concluir que la distribución clandestina de películas occidentales fue uno de los muchos factores en la época.

Los VHS, que según se comenta en el documental costaban tanto como un coche, fueron una vía de escape para acceder a nuevo contenido audiovisual más allá del canal de televisión estatal. Una sola persona, Irina Margareta Nistor, (irónicamente, traductora para la televisión estatal) dobló más de 3000 películas, casi todos los doblajes serían hechos por ella. Esto hace que su voz sea fácilmente reconocible para los rumanos de cierta edad. El cerebro detrás de toda la importación, producción, y distribución clandestina es el enigmático personaje Teodor Zamfir, el imperio que construyó le hizo un hombre muy rico que llegaba a comprar (a veces con películas) a oficiales del Estado. Se podría decir que Zamfir era una especie de John Galt rumano.

La distribución de estas cintas clandestinas llegaron desde aquellos más ‘humildes’ (comprarse un VHS no era barato, pero aquellos que lo tenían organizaban visionados de películas con personas de confianza) hasta oficiales de la policía de Estado. Estas películas eran la única vía mediante la cual los rumanos tenían la oportunidad de ver cómo eran las cosas fuera de Rumanía, en occidente: que se pensaba, su moda y por supuesto, las diferencias en la calidad de vida del ciudadano corriente respecto a Occidente (básicamente EE.UU).  En el documental un hombre decía que no les importaba demasiado si eran propaganda occidental, que ‘por lo menos no era la propaganda de Ceaușescu’.

Recomiendo encarecidamente ver el documental, aunque en los primeros 30 minutos ya ha desvelado todos los misterios de la historia y el resto es algo repetitivo. Debemos recordar que la libertad artística y de expresión son algo sumamente importante, cosa que resulta difícil de apreciar cuando un gran número de personas (recientemente, al menos en mi generación) no han vivido algo distinto.

Aquí pueden ver el trailer del documental: https://www.youtube.com/watch?v=MZ-QrYPw1fg

Nota: Una cinta VHS de Chuck Norris llegó a Rumanía el 1988. Al año siguiente, en 1989, cayó el gobierno socialista. ¿Casualidad? No lo creo.

Podemos encontrar historias ‘similares’ en Cuba o Corea del Norte.

 



llucLluc Puig

Expresident de SFLB. Alumni del Grau en Economia de la Universitat Pompeu Fabra

Correu: lluc@sflbarcelona.org

0 Comments

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*


+ 9 = diez

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>